Son un instrumento de pago cuyo soporte es habitualmente un plástico, que nos permite, gracias a los datos consignados vía banda magnética (banda oscura que se incorpora a la tarjeta en la que se codifica información a los efectos de poder operar con la misma) o chip (pequeño circuito integrado que realiza numerosas funciones en ordenadores y dispositivos electrónicos), pagar al instante, como si se llevara dinero físico encima, sacar dinero en cajeros automáticos e incluso financiar a corto plazo la adquisición de bienes y servicios.

En los pagos realizados a distancia a través de Internet se suele solicitar al titular que facilite el PAN (numeración de la tarjeta que figura en su anverso), la fecha de caducidad, y el código de seguridad diseñado específicamente para esta operativa (código CVC) que se plasma en el reverso de la tarjeta.

mp-02.png
Esquema de funcionamiento:
 mp-03.png