¿Cómo puede conocerse el riesgo de crédito de la renta fija?

Los dos principales riesgos de la renta fija son el de solvencia del emisor y el de mercado. El riesgo de la renta fija ligado a la calidad crediticia o solvencia del emisor del título se valora a través de las calificaciones concedidas por agencias internacionales de rating (Moody's, Standard & Poor's, Fitch), que se representan por un sistema de letras:

  • AAA, AA, A, BBB, para los emisores conocidos como de «grado de inversión».
  • BB, B, CCC, CC, C y D, para los emisores conocidos como inversión especulativa o, más coloquialmente, «bonos basura».

Ejemplo:

  • AAA correspondería a los emisores más solventes, como algunos Estados y algunas pocas empresas privadas.
  • La calificación D correspondería a empresas que se encuentran en situación de insolvencia y que, por lo tanto, han incumplido sus obligaciones frente a sus acreedores.

Cuanta más alta sea la calificación crediticia, mayor será la probabilidad de recuperar la inversión y cobrar los cupones en las fechas establecidas. Del mismo modo, a priori, menor será la rentabilidad obtenida, dado el menor riesgo asumido.



Compartir con:
Digg!Del.icio.us!Google!Live!Facebook!Technorati!Yahoo!Twitter!