Actualmente, la mayor parte de las operaciones financieras y de seguro están exentas de tributación en el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).