El cliente tiene derecho a que los datos relativos a su relación con la entidad de crédito se mantengan en secreto y que no se utilicen, sin su autorización, con fines distintos al desenvolvimiento de la relación contractual.

Ejemplo: cuando las entidades de crédito envían a sus clientes publicidad de sus productos deben hacerlo contando con la autorización de éstos.