En ningún caso. El capital o la renta disponibles en el momento de la percepción de la prestación dependerán del resultado que se obtenga de la inversión de las aportaciones realizadas. No obstante, las entidades financieras comercializan planes de pensiones garantizados, en los que la rentabilidad financiera del plan se garantiza mediante el otorgamiento de una carta de garantía externa al plan, mediante la cual, si el plan no alcanzara la rentabilidad garantizada, la entidad financiera garante complementaría la rentabilidad del plan hasta el nivel garantizado mediante un abono a una cuenta del partícipe.