Los mediadores de seguros (agentes, corredores y operadores de banca-seguros) pueden contratar a auxiliares externos para que colaboren en determinados servicios de captación de clientela y funciones auxiliares de tramitación administrativa que no impliquen la asunción de obligaciones. El auxiliar externo no es, por tanto, un mediador.

Sin embargo, desde 2011 existe una nueva categoría de auxiliar, el auxiliar-asesor, que, además de las actividades propias del auxiliar externo, puede prestar por cuenta del mediador con quien haya suscrito un contrato de auxiliar-asesor asistencia en la gestión, ejecución y formalización de los contratos de seguro, o en caso de siniestro.