Lo mejor y más sencillo es responder a una serie de cuestiones de manera previa a adoptar cualquier decisión de endeudamiento:

  • ¿Necesito realizar ese gasto?
  • ¿Se trata de una necesidad o de un gasto evitable?
  • ¿Es buen momento para ello?
  • ¿Puedo esperar y ahorrar?
  • ¿Necesito pedir prestado?
  • ¿Puedo permitirme pedir prestado?
  • ¿Cuánto necesito?
  • ¿Cuáles son las condiciones: tipo de interés, comisiones, etc.?
  • ¿Durante cuánto tiempo estaré pagando el préstamo?
  • ¿Cuál será la cuota que tendré que pagar?
  • ¿Puede subir la cuota a lo largo del tiempo?
  • ¿Cuánto dinero devolveré en total?
  • ¿Qué ocurrirá si dejo de pagar alguna cuota?
  • ¿Cómo afectan las cuotas del préstamo al desenvolvimiento ordinario de la economía familiar?