Son compañías aseguradoras que, a cambio de una comisión, actúan como garantes de emisiones financieras para que, en caso de impago por parte del emisor, cumplan el compromiso de pago del principal y de los intereses conforme al calendario pactado.