Dentro de los mercados de valores, se denomina mercado primario al de emisión de nuevos títulos y mercado secundario a las transacciones de compra y de venta de títulos ya emitidos. El ahorrador que ha invertido en un título recuperará el importe de su inversión en el momento del vencimiento establecido en las condiciones de la emisión correspondiente.

En ocasiones, los tenedores de los títulos negociados en los mercados pueden recuperar anticipadamente la inversión efectuada sin necesidad de esperar al vencimiento del plazo acordado, acudiendo a un mercado secundario para su intercambio. Para ello, los títulos han de ser negociables en tales mercados y su venta debe realizarse a través de intermediarios autorizados.

En caso de que los títulos carezcan de vencimiento y tengan una duración indefinida, como es el caso de las acciones, evidentemente, si el tenedor quiere desprenderse de ellos, deberá encontrar alguien que esté dispuesto a adquirirlos, bien a través del mercado organizado o fuera del mismo.