• Universidade de Burgos
  • Universidade do Algarve
  • Universidad de Leon
  • UNED
  • Universidad de Córdoba
  • Pablo Olavide
  • UNIA
  • Unicaja
  • Universidad de Málaga
  • Universidad de Jaén
  • Universidad de Almería
  • Universidad de Salamanca
  • Universidad de Huelva
  • Universidad de Granada
  • Universidad de Cádiz

La principal diferencia entre los fondos de inversión y las sociedades de inversión radica en su forma jurídica. Así, mientras que los primeros (fondos de inversión) son entidades sin personalidad jurídica, las sociedades de inversión se configuran como sociedades de inversión de capital variable (SICAV). Esta importante diferencia, la atribución o no de personalidad jurídica, deriva en que los fondos de inversión precisen ser representados por dos entidades: una sociedad gestora (que se erige en representante y administradora del fondo, y que tiene competencias sobre la política y actuaciones de inversión del mismo) y una entidad depositaria (encargada de custodiar los valores que componen la cartera de inversión y de canalizar todos los cobros y pagos a realizar). Por su parte, las sociedades de inversión, como entidades con personalidad jurídica propia, no precisan de sociedad gestora, en la medida en que pueden dotarse de órganos de administración propios que asuman esa labor. No obstante, requerirán, en todo caso, de una entidad depositaria.

Adicionalmente a los fondos y sociedades de inversión, existen otras categorías de instituciones de inversión colectiva, entre las que destacan: los fondos de inversión inmobiliaria (invierten en determinados tipos de inmuebles que dedican al alquiler); los fondos cotizados (se conocen por su siglas en inglés, "ETF" -Exchange Traded Funds- y se caracterizan porque sus participaciones cotizan en la bolsa de valores), y los fondos de inversión libre (se conocen por su denominación en inglés, Hedge Funds, y se trata de fondos de gestión alternativa, que pueden invertir en múltiples valores y endeudarse hasta límites muy superiores a los fondos tradicionales, lo que conlleva que su uso esté reservado a inversores cualificados).

Las distintas categorías de IIC se encuentran supervisadas en España por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), en la cual, además, se registran los folletos informativos que cualquier IIC tiene que poner a disposición del público con indicación de las principales líneas y políticas de actuación de la misma.