Imprimir

Según la Ley 16/2011 de 24 de Junio, la TAE es aquella que iguala, en cualquier fecha, el valor actual de los efectivos entregados y recibidos a lo largo de la operación.

Su fórmula es:

 TAE = (1 + i/k)k - 1

Siendo:

No obstante, para una operación de préstamo que conlleve no solo el pago de la cuota, sino más flujos en distintos momentos del tiempo, se debe utilizar la siguiente expresión (recogida en el anejo 7 de la Circular 5/2012, de 27 de junio del Banco de España): 

tae.jpg

Siendo:

Por tanto, en una operación de préstamo, la TAE refleja el coste real de la operación para el prestatario, de tal manera, que en su cálculo no solo se tiene en cuenta el interés, sino también las comisiones, impuestos y gastos que el cliente esté obligado a pagar, con la excepción de los gastos de notaría.

Con respecto a la TAE, también es preciso tener presente que a mayor periodicidad de los pagos, mayor será la TAE, debido a la capitalización de los intereses.

Ejemplo: para un préstamo a un año por importe de 12.000 euros a un tipo de interés del 10% anual, la TAE sería la siguiente:

TAE = (1+10%/12)12 - 1 = 10,47%

TAE = (1+10%/1)1 - 1 = 10%