Imprimir

El Impuesto sobre el Patrimonio (IP) es un tributo de carácter directo, progresivo y de naturaleza personal, que grava el patrimonio neto de las personas físicas. Dicho patrimonio neto es el resultado de reducir el valor de los bienes y derechos de los que es titular el individuo por el importe de las cargas y gravámenes que disminuyan su valor, así como de las deudas y obligaciones de las que deba responder.