Imprimir

Efectivamente, las acciones preferentes tienen una serie de prerrogativas económicas frente a las acciones ordinarias, si bien a costa de no tener derechos políticos en la sociedad emisora.