Imprimir

Son las acciones propias que la sociedad mantiene en su poder. En las sociedades cotizadas no podrán representar un valor superior al diez por ciento del capital suscrito.

El objetivo puede ser doble: